Cuaresma para conformarnos a Cristo

La Cuaresma es el tiempo penitencial de preparación para la Pascua, que dura 40 días. Comienza el Miércoles de Ceniza y concluye con el Triduo Pascual (Jueves Santo, Viernes Santo y Sábado de Gloria). La celebración de la “pasión, muerte y resurrección de Cristo, culmen del año litúrgico, nos llama una y otra vez a vivir un itinerario de preparación, conscientes de que ser conformes a Cristo (cf. Rm 8,29) es un don inestimable de la misericordia de Dios”, explicó el Papa Francisco en su Mensaje para la Cuaresma 2019.

Participamos en la Cuaresma con la oración, ayuno y limosna. El Santo Padre describió cómo estas prácticas pueden brindarnos alegría. La oración nos enseña a “renunciar a la idolatría y a la autosuficiencia de nuestro yo, y declararnos necesitados del Señor y de su misericordia. El ayuno nos aleja “de la tentación de ‘devorarlo’ todo, para saciar nuestra avidez, a la capacidad de sufrir por amor, que puede colmar el vacío de nuestro corazón”. Y dar limosna nos ayuda a “salir de la necedad de vivir y acumularlo todo para nosotros mismos, creyendo que así nos aseguramos un futuro que no nos pertenece”.

Cuando los acogemos verdaderamente, la oración, el ayuno y la limosna pueden ayudarnos a “volver a encontrar así la alegría del proyecto que Dios ha puesto en la creación y en nuestro corazón, es decir amarle, amar a nuestros hermanos y al mundo entero, y encontrar en este amor la verdadera felicidad”.



Recursos de Cuaresma

Respuestas a sus preguntas sobre la Cuaresma

Normas de Ayuno y Abstinencia

Ayuno y Abstinencia (la doctrina)

Oraciones de Cuaresma

Plato de Arroz de CRS

Reflexiones Cuaresmales Diarias del Obispo Robert Barron

Los Orígenes de la Cuaresma

Reflexiones para Cuaresma y Pascua

Via Crucís: Estaciones y Meditaciones de Arkansas