2022 — Teología I

Nathan Ashburn, Catedral de San Andrés, Little Rock

Atiende el Seminario de la Asunción en San Antonio, Texas

Cuando regresé a casa después de haber estado en el ejército por seis años y medio, mi padre, el Dc. Chuck Ashburn, sugirió que sería prudente que recibiera dirección espiritual del Mons. Friend, el director de vocaciones de la Diócesis de Little Rock. Eventualmente llamé al Mons. Friend para hacer una cita.

Empecé a recibir dirección espiritual del Mons. Friend una vez al mes. En el sexto mes de visitarlo, el Mons. Friend me preguntó si alguna vez había considerado la vocación del sacerdocio. Le respondí que yo no había realmente considerado esta opción. Sugirió que debería pensar y orar sobre esta opción para poder ver lo que Dios quería que hiciera con mi vida. Al principio, no deliberé mucho sobre esa sugerencia.

Un par de semanas después de esa conversación con el Mons. Friend, estaba en mi barco afuera en el lago. De repente, yo estaba pensando en ser sacerdote. Yo estaba pensando en todas las grandes cosas que podría hacer para ayudar a otras personas. Desde entonces, empecé a pedirle a Dios todos los días, “¿Qué quieres que haga con mi vida? ¿Quieres que viva la vida de sacerdote o quieres que viva la vida de un hombre casado?”

Como seminarista, me he acercado más al Señor. Aprendí más acerca de la verdadera persona que el Señor quiere que sea. Anticipo ir a México para aprender español para usar en mi futuro ministerio. Ahora que estoy ingresando en 1ra Teología, estoy feliz de continuar la siguiente parte de mi camino vocacional; aprender la teología de nuestra fe.