2021 — Teología III

Emmanuel Torres, Iglesia de San Eduardo, Little Rock

Atiende el Seminario de San Meinrad, St. Meinrad, Indiana

Empecé a considerar el sacerdocio al cumplir veintiún años. Comenzó como una curiosidad sobre la vida sacerdotal. Conocí a dos seminaristas en el ministerio juvenil de San Eduardo en Little Rock. Me preguntaba qué veían en el sacerdocio y me preguntaba por qué querían ser sacerdotes. Después de hablar con el Mons. Scott (Friend) durante un par de años, comencé a sentir el deseo de ser sacerdote.

A lo largo de estos años en formación, sentí este llamado de Dios al sacerdocio y aprendí a amar mi vocación. Estoy descubriendo cómo amar y servir al pueblo de Dios como sacerdote. Este camino ha sido muy interesante y lleno de emoción. Me quedé en la Casa de Formación durante unos años. Tuve la oportunidad de obtener una Licenciatura en Trabajo Social y estudiar filosofía. Viviendo en la Casa de Formación fue una gran experiencia. Conocí buenos amigos y sirvió como base para mi formación.

El siguiente paso en mi formación fue asistir al Seminario y la Escuela de Teología de San Meinrad. Aquí estudio teología. Lo primero que noté en San Meinrad fue la unidad y el apoyo de mis hermanos seminaristas. Hicieron mi transición a la vida en el seminario mucho más fácil. En San Meinrad enfrenté nuevos desafíos y siempre los he visto como una bendición de Dios. Recibimos formación humana, pastoral, espiritual e intelectual en el seminario. Recibimos toda la ayuda que necesitamos para ser mejores hombres que sirven a la Iglesia.

Cada año me acerco a mi ordenación. Si Dios quiere, en el futuro cercano, seré ordenado diácono. Estoy muy feliz por eso. Nunca pensé que llegaría a esta época, pero gracias a Dios, a nuestro obispo, a Mons. Scott, a mis hermanos seminaristas y a mi disposición a seguir el llamado de Dios, he podido acercarme a la ordenación.

En 2018 tuve la oportunidad de pasar tiempo en una parroquia durante todo el verano. Tuve la oportunidad de aprender más acerca de la vida diaria de un sacerdote. Conocer a la gente de la parroquia reforzó mi llamado al sacerdocio. Este verano pasado participé en el ministerio del hospital llamado Educación Pastoral Clínica (CPE). Los lunes tomé clases y de martes a viernes visité a los pacientes.

Había días felices y días tristes, pero cada vez encontré la oportunidad de ver el rostro de Dios en la gente. Muchas veces me preguntaba si podría llevar a Cristo a un paciente, pero cada vez Cristo me sorprendió. Él es quien hace todo el trabajo. Es un hermoso ministerio lleno de emociones.

Oren por mí y mis otros cuatro hermanos seminaristas en mi clase a medida que nos acercamos a nuestra ordenación diaconal en menos de un año.

Si desea comunicarse con Emmanuel Torres, por favor envíe un correo electrónico a Miriam Gallaher en la Oficina de Vocaciones o llámela al (501) 664-0340. Este artículo fue publicado el 17 de septiembre de 2019. Derechos de autor Diócesis de Little Rock. Todos los derechos son reservados. Este artículo podrá ser copiado o redistribuido con reconocimiento y permiso del editor.