Alégrense: Dios, es nuestro Salvador

Published: December 25, 2018

In English

¡Feliz Navidad! La palabra “Navidad” viene de la palabra “nativitas” que significa “nacimiento”, pues conmemoramos el nacimiento de Jesús, que nació para salvarnos. Él fue concebido por el Espíritu Santo y nació de la Santísima Virgen María. De este modo, Dios se encarnó, haciendo posible la salvación del mundo.

La encarnación, la fiesta de Dios encarnado, (“in carne” en latín significa “encarnado”) es la segunda fiesta más importante del año litúrgico después de la Pascua. Creer en la encarnación es una enseñanza únicamente cristiana – Dios eligió ser uno de nosotros, según la Conferencia de Obispos Católicos de los EE.UU.).

El fundamento de esta creencia llega directamente del Ángel del Señor, primero en la anunciación y después en un sueño. “‘José, hijo de David, no temas recibir a María, tu esposa, porque lo que ha sido engendrado en ella proviene del Espíritu Santo. Ella dará a luz un hijo, a quien pondrás el nombre de Jesús, porque él salvará a su Pueblo de todos sus pecados’. Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había anunciado por el Profeta: ‘La Virgen concebirá y dará a luz un hijo a quien pondrán el nombre de Emmanuel, que traducido significa: Dios con nosotros’” (Mateo 1, 20-23).

La Navidad inicia con las Vísperas en Nochebuena y concluye en la fiesta del Bautismo del Señor, que este año será celebrada el 13 de enero. Este tiempo litúrgico es uno de los más cortos del año de la Iglesia, pero está lleno de celebraciones y fiestas, incluyendo una celebración del Nacimiento del Señor que dura ocho días, conocida como la Octava de Navidad. Otras celebraciones importantes incluyen: la fiesta de los Santos Inocentes; la Sagrada Familia de Jesús, María y José; la Solemnidad de la Santísima Virgen María, la Madre de Dios; el Santísimo Nombre de Jesús; y la Epifanía del Señor.

Estos santos también son recordados durante el tiempo de Navidad: San Esteban, el primer mártir; San Juan, apóstol y evangelista; Sto. Tomás Becket; San Basilio Magno y San Gregorio Nacianceno, obispos y doctores de la Iglesia; Sta. Isabel Ana Seton, religiosa; San Juan Neumann; y San Andrés Bessette.

En su homilía, el Obispo Taylor resumió lo que significa la Navidad para nosotros hoy.

“Hoy les proclamo un mensaje de esperanza: tenemos ese Salvador — él es Jesús, cuyo mismo nombre significa Dios salva.  Él nació en la Navidad. Acójanlo en su corazón. La oscuridad se dispersará y su luz crecerá en ustedes y los llenará de esperanza, significado y propósito entre más conformen su vida a la de él. Jesús es Emmanuel, Dios con nosotros. Él es la luz que es más fuerte que cualquier oscuridad que tengamos que enfrentar.