Mes de Respeto a la Vida

1 de October - 31 de October

Lugar: Todas las Parroquias - En Todo el País
Contacto: Catherine Phillips
Teléfono: (501) 664-0340, Ext. 326

Cada octubre, la Iglesia Católica en los Estados Unidos celebra el Mes Respetemos la Vida para proclamar el valor incalculable de cada persona desde la concepción hasta la muerte natural. La Conferencia de los Obispos Católicos de los Estados Unidos apoya a las parroquias, escuelas y otros ministerios católicos creando recursos para ayudar a las personas a “comprender, valorar y apoyar la dignidad de cada persona – que naturalmente conduce a proteger el don de la vida de cada persona” a través de su Programa Respetemos la Vida.

Comienza cada año en el Domingo de Respeto a la Vida, que este año es el 3 de octubre. Para más información, comuníquese con Catherine Phillips, directora de la Oficina Diocesana de Respeto a la Vida al (501) 664-0340, Ext. 326.

Usa estas intercesiones para orar por la vida humana durante todo el mes de octubre.

Por todos los católicos

Para que este Domingo Respetemos la Vida volvamos a comprometernos a defender la dignidad de toda vida humana; roguemos al Señor:
Para que durante este Mes Respetemos la Vida nuestra esperanza en la resurrección de Cristo nos fortalezca para proteger el don de la vida humana; roguemos al Señor:
Para que la vida de toda persona humana, desde la concepción hasta la muerte natural, esté protegida en nuestras leyes y atesorada en nuestro corazón; roguemos al Señor:

Por las mujeres y los hombres que sufren después de un aborto:

Para que el ministerio de sanación del aborto de la Iglesia los ayude a encontrar paz y sanación por la infinita misericordia de Cristo; roguemos al Señor:

Por los que se acercan al final de la vida:

Para que reciban cuidados que respeten su dignidad y protejan su vida mientras depositan su esperanza en la promesa de la vida eterna; roguemos al Señor:
Para que Dios nos conceda la sabiduría y el valor de proteger amorosamente su don de la vida humana en cada etapa, en la enfermedad y en la salud; roguemos al Señor: