Filosofía IV

Joshua Osborne, Iglesia de San José, Conway

Atiende la Casa de Formación en Little Rock

Si alguien me hubiera dicho que sería seminarista hace tres años, nunca les habría creído. Había crecido alrededor de la Iglesia, pero mi falta de interacción con los sacerdotes fuera de la Misa significaba que nunca consideré seriamente el sacerdocio o la vida religiosa.

Por lo tanto, hice lo que me parecía normal al ir a la universidad y comenzar una carrera. Mientras estaba en la Universidad de Arkansas Central estudiando ciberseguridad, me involucré con mi ministerio en el campus y la parroquia local. A través de esto, crecí un aprecio especial por las personas y los programas presentes en cada comunidad Católica.

Descubrí que muchos frutos extraordinarios del Espíritu Santo simplemente están esperando ser recibidos por aquellos que se acercan a las oportunidades ordinarias de voluntariado dentro de la parroquia.

Además, creo que Dios nos llama a cada uno de nosotros a servir a su Iglesia de una manera especial que solo nosotros podemos. Sin embargo, debemos permanecer obedientes a su susurro para recibir esta invitación.

Por ejemplo, varias veces en oración, mientras discernía mi vocación, el Señor me decía: "Paciencia. Todo se aclarará muy pronto". Es cierto que a veces luchaba con esta paciencia, pero pronto me di cuenta de que el tiempo no era el único factor en mi discernimiento. Yo también necesitaría crecer.

Nuestro Señor siempre nos prepara con gracia para nuestros esfuerzos antes de que nos demos cuenta de que estamos a punto de entrar en el campo de batalla. Esto ha sido especialmente evidente en mi discernimiento. Mirando hacia atrás, ha habido varias temporadas en las que Dios me ha ayudado a aumentar mi fe y confianza en él, algo que se convertiría vital a la hora de decidir aplicar al seminario.

Reflexionar sobre las avenidas pasadas de crecimiento se ha convertido en una habilidad inestimable para mí, y creo que es grande para cualquier miembro de la Iglesia que desea aumentar su conciencia espiritual.

El encuentro con los sacerdotes dentro de mi diócesis también ha sido una parte integral de este camino. Estos sacerdotes han servido como modelos significativos para mí mientras abrazan sus deberes con alegría y reverencia. Me ha quedado claro que viven para alguien cercano a sus corazones, y se refleja en todo lo que hacen.

Sus vidas ayudan a guiarme hacia la mentalidad sacrificial que todos los sacerdotes deben poseer, una que puede abandonar sin esfuerzo el corazón para encarnar plenamente el de Cristo.

Estos dones, por supuesto, no se detuvieron una vez que entré en el seminario. A lo largo del año pasado, también ha sido un placer conocer a mis hermanos seminaristas mientras recorrimos juntos este camino. Es inspirador para mí ver su crecimiento, y siempre me anima a mantenerme abierto a cómo el Señor desea formarme personalmente.

Otro gran regalo que he experimentado es la capacidad de visitar y ministrar a los feligreses de toda la diócesis. En el seminario he visto las formas en que cada persona anhela el amor, un amor que sólo puede realizarse en una relación con Cristo. Ha sido una bendición extrema escuchar las muchas historias de cómo nuestro Dios amoroso y personal los ha guiado a una participación más profunda con su Iglesia.

Sus historias han aumentado mi deseo de ayudarlos a continuar creciendo cada vez más cerca de Jesús. Rezo para que el Espíritu Santo pueda guiarme en los próximos años para que pueda estar preparado para llevar a cabo eficazmente esa misión como sacerdote diocesano.

Si desea comunicarse con Joshua Osborne, por favor envíe un correo electrónico a Georgina Pena en la Oficina de Vocaciones o llámela al (501) 664-0340. Este artículo fue publicado el 10 de agosto de 2022. Derechos de autor Diócesis de Little Rock. Todos los derechos son reservados. Este artículo podrá ser copiado o redistribuido con reconocimiento y permiso del editor.