2024 — Filosofía III

Cody Eveld, Iglesia del Sagrado Corazón, Charleston

Atiende la Casa de Formación en Little Rock

A lo largo de mi vida, cada vez que pensaba en ser sacerdote, probablemente ese pensamiento no duraba más de treinta segundos. Siempre pensé que me graduaría de la universidad, iría a la escuela de leyes, practicaría abogacía y un día me casaría y tendría hijos.

Mis pensamientos sobre ser sacerdote cambiaron cuando asistí a un campamento de la iglesia en el verano de 2017. Estábamos en el tiempo de adoración y me quedé dormido. No estoy seguro de cuánto tiempo pasó, pero de repente me desperté y fui inundado con todos estos pensamientos acerca de descubrir más acerca del sacerdocio.

De repente todo estaba cayendo en su lugar, cuanto más pensaba en ello, más tenía sentido. Aquella noche me alegré mucho; Creo que mi corazón fue inundado por Dios y el Espíritu Santo.

La semana siguiente, dos seminaristas, John Marconi y Joe Friend, estaban visitando mi parroquia para la evangelización de verano. Joe llamó a su tío, el Mons. Scott Friend, un día o dos después y establecimos una reunión para ese fin de semana para conversar acerca de mi discernimiento al sacerdocio.

Ha sido un camino increíble hasta ahora y nunca he sido más feliz.