2021 — Teología II

Brian Cundall, Iglesia de Cristo Rey, Little Rock

Atiende el Seminario de San Meinrad, St. Meinrad, Indiana

Originalmente sentí el llamado al sacerdocio en la preparatoria. Yo estaba en el tercer año en la Preparatoria Católica en Little Rock, cuando un profesor después de clase me dijo, "Brian, creo que serías un buen sacerdote". En ese momento empezó mi proceso de discernimiento.

Empecé a luchar con la noción de discernimiento durante el resto de la preparatoria. Yo quería saber la respuesta a mi vocación de inmediato. No fue hasta que aprendí a dejar lo que yo quería y empecé a aceptar lo que Dios quería para mí, que decidí entrar el seminario.

Al entrar en el seminario pensaba que no iba a cambiar mucho. Pensé que tenía una buena relación con Dios. Sin embargo, al entrar en mi tercer año en el seminario he empezado a notar cambios en mi relación con Cristo. Estos cambios se produjeron a medida que continuaba a ser más abierto a la voluntad y al amor de Dios.

Ha sido una bendición absoluta de estar en el seminario. Me siento mucho más cerca a Cristo personalmente. Ha sido una lección en ser más vulnerable y abierto al amor de Dios. Siempre he tenido la bendición de poder amar al pueblo de Cristo. Tuve que aprender en el seminario, sin embargo, a acercarme más a Cristo personalmente, algo que no viene naturalmente para mí.

Mi vocación durante mi discernimiento se ha mantenido estable según mi personalidad. Sigo abierto al llamado de Dios, mientras que estoy en el seminario. Como he dicho antes, yo siempre he tenido un gran amor por el pueblo de Dios.

No tendría la valentía de estar en el seminario sin el apoyo amoroso de mi familia y de la gente de esta diócesis. Soy probablemente el más agradecido por el apoyo de oración de la diócesis. ¡Gracias y que Dios los bendiga!