2028 — Filosofía I

Andrew Schaefer, Iglesia de San Vicente de Paúl, Rogers

Atiende la Casa de Formación en Little Rock

He sido bendecido con padres que son devotos en su fe. Vengo de una familia de siete y todos fuimos criados en la fe. La primera semilla que se sembró en mí para considerar la vida religiosa como mi vocación fue cuando visitamos Subiaco en el quinto grado. Estaba fascinado con la rutina de los monjes y su devoción a Dios a través de su trabajo en Subiaco. Sin embargo, a medida que crecía comencé a sentir un fuerte llamado a ayudar a los demás.

Mi papá es un pediatra. Ser testigo de cómo impacta la vida de sus pacientes y sus padres con cada visita (único en el campo médico) me dejó con la aspiración de estudiar medicina. A lo largo de la preparatoria, comencé a ser complaciente con mi fe. Aunque asistía a la Misa y participaba en los sacramentos, no cultivé mi relación con Dios. Me gustaría poder decir que estaba examinando mi fe, ya que eso significaría que estaba buscando activamente la verdad y sus respuestas, pero en realidad era indiferente con respecto a mi fe.

Esta es típicamente la parte donde la historia terminaría, pero Dios realmente trabaja de maneras maravillosas y misteriosas. Cuando ingresé a la Universidad Vanderbilt, una escuela privada secularizada, no tenía la intención de hacer crecer mi vida de fe y tampoco esperaría hacerlo en una universidad que había eliminado a la comunidad católica de su campus. Por lo general, no me exponía para asistir a eventos, pero un amigo mío, que era católico y fue a Bentonville, me animó a asistir. De mala gana, acepté y fui a encontrarme con los otros católicos en Vanderbilt.

En lugar de ver un grupo pequeño y tranquilo de diez personas, me encontré con cuarenta o cincuenta personas llenas de alegría por su fe católica. En Vanderbilt, recibí un torrente de amor y apoyo de esta comunidad católica y me ayudaron a traer a Dios a la vanguardia de mi vida. Durante mi tiempo en Vanderbilt, conocí a muchas hermanas, hermanos y sacerdotes, y en todos ellos lo único que fue consistente: su alegría imperturbable de vivir sus vidas por Cristo.

A medida que asistía a más retiros, sentí que posiblemente me llamaban al sacerdocio. Comencé a hablar con los misioneros de FOCUS en el campus, así como con otros estudiantes y sacerdotes sobre este llamado. En mi segundo año, fui bendecido con la oportunidad de vivir con otros cuatro estudiantes que estaban discerniendo el sacerdocio y esta experiencia me ayudó mucho en mi proceso de discernimiento, pero todavía estaba nervioso por tomar la decisión de ingresar al seminario.

En un retiro que estaba ayudando a organizar, hubo una charla vocacional y luego me reuní con el sacerdote y él me dijo: "En algún momento debes dejar de discernir tus propios sentimientos y comenzar a escuchar el llamado de Dios". Durante la Adoración esa noche, sentí la presencia de Dios y tomé la decisión de ingresar al seminario. El amor y la alegría que experimenté en Vanderbilt es algo que quiero mostrar a los demás.

Ya no busco convertirme en médico, pero me he dado cuenta de que con el sacerdocio puedes ayudar a otros incluso más que dentro del campo de la medicina. Los sacerdotes pueden ayudar a tratar el alma y reintroducir a Dios en nuestras vidas. Son las manos y los pies de Cristo e interactúan con otros para ayudar a sanar heridas espirituales y personales. Puedes encontrar a Dios en cualquier lugar y en todas partes, pero para mí Él está más presente en los demás.

Si desea comunicarse con Andrew Schaefer, por favor envíe un correo electrónico a Maria Izquierdo-Roque en la Oficina de Vocaciones o llámela al (501) 664-0340. Este artículo fue publicado el 1 de julio de 2020. Derechos de autor Diócesis de Little Rock. Todos los derechos son reservados. Este artículo podrá ser copiado o redistribuido con reconocimiento y permiso del editor.